Niña que sobrevivió al barril de cloro acusó a sus padres

La menor de 5 años que sobrevivió tras ser supuestamente arrojada a un barril de cloro dijo al psicólogo forense de la Fiscalía que sus padres son los que les hicieron semejante daño a ella y a su fallecido hermano.

La detención de los padres de los niños que fueron presuntamente arrojados a un barril de cloro en Luque fueron detenidos por la Fiscalía gracias a la confesión que hizo al psicólogo forense la niña de 5 años que sobrevivió.

Según el relato, la menor acusó directamente tanto a su madre como su padre de haberlos arrojado al barril y también dijo que ambos son violentos con ella.

También fue clave en el testimonio de una vecina, quien dijo haber escuchado los llantos de ambos niños, ingresó a la casa y se contró con la terrible escena.

«Yo escuché a partir de las 2:00 de la tarde que estaban llorando pero no hice caso porque ellos son así nomás luego. Pero a las dos y media seguían los llantos y mi hijo me dijo que estaba pasando algo», explicó, señalanado que alrededor de las 15:00 de ese día acudió y salió corriendo la madre de los menores.

La mujer dijo a la testigo que sus hijos «se cayeron» y llamaron a los bomberos, quienes auxiliaron a los menores.

Estas declaraciones, principalmente la de la niña al psicólogo, fueron los elementos que usó la Fiscalía para ordenar la detención de ambos.

Explican que, si bien el caso ocurrió el 4 de diciembre, la niña dio su declaración el 29 de diciembre debido a que estaba en terapia intensiva por las quemaduras.

Versión de los bomberos

Uno de los bomberos intervinientes en el caso habló con Chaco Boreal 1330 AM, y dijo que al llegar a la vivienda encontraron a ambos niños acostados en la cama y que pregutaron los presentes qué sucedio y explicaron que habrían caído al barril con cloro.

«A las personas que estaban alrededor preguntamos qué les paso a los chicos y nos comentaron que se habrían caído ambos en un balde de cloro, preguntamos si les derramaron agua, si les bañaron, y nos dijeron que sí», relató el bombero.

Mencionó que a medida que los llevaban al servicio médico su cuadro iba empeorando.

«Prácticamente la primera capa de la piel ya había desaparecido en ese momento. Uno de los chicos ya entraba en la zona de la segunda quemadura, los poros ya empezaban a sangrar», explicó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio